Trasplante Oroval

Hola compañeros, en el blog de hoy vamos a tratar de hablar un poco sobre esta desconocida y maravillosa especie, la withania frutescens.

Como ya sabéis, en mi zona se han adelantado este año bastante los trasplantes ( suelen empezar a mediados de febrero por lo que tampoco tanto). Son muchos y no me dará tiempo a todos, así que he decidido poner algunos en el blog de Naturdecora en vez de en youtube.

Vamos a añadir una pequeña introducción a esta fantástica especie, seguramente desconocida por la mayoría:

El Oroval o Withania Frutescens es un arbusto capaz de ramificar mucho mediante el pinzado continuo, y ya de por sí sin el ya que está adaptado a zonas donde hay muchos rumiantes (generalmente cabras) que se alimentan de su follaje y brotes tiernos, aunque estos tienen un alto contenido en sicotrópicos y sería mortal para el consumo humano.

Foto de la ramificación por pinzado

puede ser dioico y presentar pies masculinos y femeninos, con tallos sinuosos y torcidos, suberificados (de cubierta exterior engrosada y con tacto que recuerda al corcho), grisáceos o blanquecinos, verdes y pilosos cuando jóvenes. Hojas pecioladas, de limbo redondeado, a veces algo acorazonadas, cubiertas de fina pilosidad pubescente, más densa en sus primeros estadios de desarrollo, de habitualmente 3-5 cm de longitud o diámetro, que pueden tener coloración verde intensa (en épocas favorables) o verde amarillenta (en condiciones desfavorables). Flores solitarias, péndulas, por la escasa rigidez del peciolo, en ocasiones agrupadas en fascículos de 2-3, de aspecto campanulado, con cáliz de piezas soldadas triangulares, progresivamente filiformes, y pétalos de amarillo pálido. Fruto de tipo baya, subesférica, rodeada por el cáliz persistente, primero verde, después anaranjada o rojiza y finalmente negra.

Foto donde se observa la capa de “corcho”

Se distribuye por norte de África, Península Ibérica y Baleares.

Esta especie está adaptada a defoliarse por estrés hídrico en pleno verano y a rebrotar con la llegada de las primeras lluvias, junto a una primera floración. Por lo que resiste muy bien el defoliado y llega a alcanzar un nivel muy bajo en reducción de tamaño en las hojas.

Reutilizando el sustrato

En el trasplante, hemos reutilizado el sustrato en el que se encontraba, siendo este akadama 90% 10% turba negra, hemos simplemente vuelto a añadir la proporción de turba negra y lavado el sustrato.

Raíces finas

En esta foto se observan parte de las raicillas finas logradas en su anterior trasplante el año pasado, aunque le hemos dejado muy pocas, para reducir aun más la increible pivotante que crean estas plantas si se las deja crecer a sus anchas, pues acumulan agua en esas raíces modificadas, a modo de reservas.

Trasera del árbol

En su trasera se va tomando forma y consiguiendo la conicidad, aunque hay que inclinarlo en su trasplante definitivo.

Frente del Oroval

Este será el futuro frente con su correcto angulo, quedando por formar un poco su parte izquierda y buscarle una maceta adecuada.

Espero que os guste y que os animéis a probar. Aunque seguramente solo encontréis plantones, es un arbusto que crece muy rápido y aguanta mucho estrés que podamos provocarle por lo que es idónea para probar y experimentar.

Mi más cordial saludo, Kike

Leave your comment

IVA incluido en todos los precios Descartar